• Oferta de bienvenida para todos
  • Hasta 30% de descuento
  • Píldoras de bonificación gratuitas
Atención telefónica Atención telefónica
Horas Laborales 09:00 - 17:00 Teléfono de España: Teléfono internacional:

La obesidad mórbida: causas, tipos (1, 2, 3, 4) y diferencias con el sobrepeso

La obesidad no es una contrariedad exclusiva de los países en el mundo con sublimes ingresos como en Estados Unidos, ya que esta variable está en aumento en las áreas urbanas de las naciones más desfavorecidas. Este problema se localiza a la vuelta de la esquina debido a la desinformación, malnutrición y cultura de consumo de comida rápida que nos empuja a preferir suministros poco nutritivos y abundantes en contenido calórico.  

¿Qué es la obesidad? Conoce sus causantes 

Múltiples internautas buscan en Wikipedia: ¿Qué es la obesidad? La definición de obesidad la cataloga como una enfermedad crónica multifactorial que consiste en la acumulación anormal de grasa. Su significado y presencia implica consecuencias en la aparición de problemas cardiovasculares, diabetes o cáncer, abreviando la calidad de vida y ensanchando la mortalidad.

Sobrepeso y obesidad: ¿Es lo mismo?

Calcular el IMC (Índice de Masa Corporal) es vital para saber dentro de qué estadística te ubicas. Se trata de dividir el peso en kilogramos entre la estatura en metros cuadrado. Si el cociente es igual o superior a 30 kg/m2, hablaríamos de una persona obesa, si la cifra va de 25 a 29, hablamos de sobrepeso. Finalmente, un IMC normal va de 15 a 25.

Es importante marcar claramente la diferencia entre sobrepeso y obesidad para evitar obsesionarnos con la idea de que un par de kilos de más en la báscula representan una amenaza, ya que suele manejarse como sinónimos.

Factores de riesgo de esta enfermedad para el bienestar

Existen ciertas causas que agrandan la probabilidad de padecer obesidad. Si te identificas con algunos de estos factores de riesgo entonces debes tener especial precaución con el monitoreo de tu peso y tus patrones alimenticios:

  • Glucosa elevada en sangre.
  • Síntomas de hipertensión.
  • Colesterol y triglicéridos elevados.
  • Ataques cardíacos por insuficiencia y accidentes cerebrovasculares (ACV).
  • Afectación en huesos y articulaciones con tendencia a la rigidez y osteoartritis.
  • Apnea durante el descanso que ocasiona somnolencia diurna.
  • Tener miembros de la familia menores de 50 años con enfermedades cardíacas.
  • Consumir productos derivados del tabaco.
  • Carencia de hábitos sanos y ejercicio.
  • Factores genéticos hereditarios que influyen en la distribución del tejido graso.
  • Tomar medicamentos antidepresivos, anticonvulsivos, esteroides, antipsicóticos o betabloqueantes.

Obesidad de tipos 1, 2, 3 y 4: aprende a diferenciarlas

La OMS realizó una investigación en colaboración con la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad a fin de clasificar esta afección en obesidad tipos 1,2,3 y 4. Aquí distinguirás qué indica esta progresión de acuerdo con el resultado del test de IMC citado anteriormente:

  • Enfermedad de bajo riesgo o grado 1: de 30 a 34,9
  • Riesgo moderado o segundo grado: resultado de 35 a 39,9
  • Elevado riesgo, conocida como obesidad mórbida de tercer grado: mayor a 40
  • Obesidad extrema de cuarta categoría: igual o superior a 50

Para la población infantil y de adolescentes, se incorpora un ajuste reductor de 85-97% a los grados, que toma en consideración la edad y sexo. Además, dependiendo de dónde se ubique la materia grasa, hablamos de obesidad ginoide cuando se concentra en las caderas y glúteos y androide o central si se establece en la zona abdominal. Por otra parte, la categoría troncular implica el acúmulo graso centrípeto en cara y cuello, y suele brotar en situaciones de hipercortisolismo endógeno.

La obesidad mórbida y los peligros que conlleva

Las personas entre 25 y 35 años que padecen de este mal tienen 12 veces más probabilidades de morir que aquellas de peso normal, incrementándose aún más si el paciente es diabético o tiene patologías en el aparato digestivo.

Por ende, su principal peligro es el vaticinio de una muerte prematura mientras más inflado esté la ratio de grasa. De forma secundaria, se producen comorbilidades relacionadas al desarrollo de trombosis, gota, túnel carpiano, infertilidad, pancreatitis, etc.

En la prevalencia de esta tipología severa, un giro en la alimentación o el movimiento corpóreo como tratamiento no es suficiente. Se necesita de una cirugía de reducción el estómago para minimizar la sensación de apetito y con ello la ingesta de alimentos. Solo así será posible adquirir nuevos y mejores paradigmas alimenticios.

Situación de la obesidad en España ¿Se ha convertido en un problema?

Entre 1993 y 2006, la incidencia de obesidad en España aumentó en más del 200% con una tendencia ascendente. Actualmente, el porcentaje en España de obesos es del 25% de la ciudadanía. Esto significa que, después del Reino Unido, ocupa el segundo lugar en la lista de países europeos más propensos a padecer esta afección.

Las tasas más altas se registran en el Principado de Asturias, Galicia y Andalucía, siendo las más bajas en Islas Baleares, Canarias, Cataluña y País Vasco. La nación descifra cómo combatir esta posición exigiendo a los restaurantes disponer de menús equilibrados y asegurando el acceso gratuito al agua potable en todos los espacios públicos.

Soluciones para prevenir y tratar este problema de salud

Saber cómo prevenir esta complicación es mucho más inteligente que enfrentarnos a sus avalanchas. Los consejos generales para entender cómo evitar estas enfermedades se basan en adentrarse a una dieta y contrastar las etiquetas de los alimentos, mirando los índices de azúcares y grasas; no solo su contenido de fibra o proteínas. Además, olvídate del tabaco e intenta aferrarte a un profesional en psicología que te asesore en cuanto a la entereza emocional que implica cruzar esta tormenta.

Para tratar con la obesidad en sus primeras fases es imperativo ejercitarse al menos 150 minutos a la semana y si te encuentras en etapas más graves, paseos de 30 minutos diarios te vendrán muy bien. Finalmente, existen fármacos seguros anti-obesidad como Xenical (orlistat) que no usan inhibidores de la serotonina y disuelven el 30% de las grasas que se ingieren durante una comida.



Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de usuario/a. Al continuar su visita a este sitio, acepta el uso de cookies.

Entendido