• Oferta de bienvenida para todos
  • Hasta 30% de descuento
  • Píldoras de bonificación gratuitas
Atención telefónica Atención telefónica
Horas Laborales 09:00 - 17:00 Teléfono de España: Teléfono internacional:

Próstata: función y enfermedades (inflamación e hiperplasia benigna)

La próstata es uno de los órganos más susceptibles, siendo la neoplasia maligna en esta zona el tumor visceral más recurrente en hombres españoles, así como la tercera causante de deceso por este tipo de problemas. Su etiología se mancomuna a causas genealógicas, genéticas, exposiciones ambientales o costumbres que afectan en un 90% de los casos a adultos mayores de 65 años. 

Si estás leyendo esto con alguna preocupación, aquí te mostraremos una pequeña guía para que concientices el papel que tiene la próstata en tu vida y aprendas cómo cuidar de ella. Lo mejor es que enfoques tu atención en cómo reducir las probabilidades de afección de tu próstata y consigas acudir prontamente a un especialista al notar cualquier respuesta extraña de tu aparato reproductor.

¿Qué es la próstata y cuál es su estado normal?

Ahondando más allá de la definición que expone Wikipedia sobre qué es la próstata, aclaramos que se trata de una glándula situada en los alrededores de la entrada de la uretra masculina. Tiene forma de castaña y está justo frente al recto. A lo largo de la vida, es posible que experimente procesos inflamatorios puntuales o perennes e incluso desenvolver transformaciones morfológicas de sus tejidos.

Su peso y tamaño normal varía en los jóvenes, pero se estabiliza a los 40 años entre 20 y 30 cc. Sin embargo, conforme aumentan las décadas, es estereotipado presentar alguna inflamación, así como hipertrofia benigna o maligna.

Importancia de la próstata y su función en el organismo

La próstata tiene como función producir semen junto con los testículos y las vesículas seminales. Sus células fabrican una parte del líquido prostático encargado de resguardar y nutrir los espermatozoides para que éstos sean más aptos en la fecundación. 

Artículo relacionado: Vidalista genérico 10, 20, 40 mg barato en farmacia confiable online

Si algo anda mal y la próstata contrae enfermedades o aumenta de volumen inesperadamente, se comprime la uretra y comienzan a aparecer trastornos urinarios que desarticulan la plenitud del individuo.

¿Cómo saber si tengo la próstata inflamada?

Hay que tener suma precaución y escucha interna para identificar los siguientes síntomas de una próstata inflamada cuyo efecto principal se refleja en la uretra. Así que lo primordial es fijarte en la calidad de tu orín, ya que la presión que ejerce una próstata inflamada sobre la uretra crea la ilusión de tener la vejiga llena cuando en realidad está vacía. Revisa si te sientes identificado con este panorama:

  • Micción lenta o de inicio retardado.
  • Cuando vas al excusado, apenas expulsas unas gotas.
  • Ganas intermitentes de orinar durante la noche.
  • Problemas para orinar y dificultad para vaciar enteramente la vejiga.
  • Aumento en las infecciones de orina y dolor con presencia de sangre debido a venas desgarradas o el estiramiento de los muros de la vejiga.
  • Incontinencia.
  • Adelgazamiento del calibre del chorro urinario.

Hiperplasia benigna de próstata. ¿En qué consiste?

La hiperplasia benigna de próstata también llamada adenoma de próstata es un proceso fisiológico no canceroso, común del envejecimiento, donde prevalece el aumento de esta glándula conforme pasa el tiempo y obstruye el correcto flujo de orina a través de la uretra, generando cálculos urinarios por la acumulación de productos químicos.

Las consecuencias son análogas a las anteriores, con la posibilidad de derivar en lesiones o insuficiencias renales. Además, afecta la sexualidad porque se desarrollan problemas en la rigidez de la erección.

La principal causante es la edad y obesidad, así como cardiopatías o síndromes crónicos como la diabetes. Sin embargo, no todos los que padecen agrandamiento de próstata experimentan síntomas, ya que en muchos casos son muy dóciles. Esto ocurre porque el músculo de la vejiga realiza un enorme esfuerzo para compensar esta coacción sobre la uretra.

A través de una prueba de exploración física rectal en la que se palpa la próstata, el especialista determina si está agrandada, chequeando a su vez la presencia de nódulos o infecciones mediante un urocultivo ordinario. Por medio de una biopsia y sus resultados, el estudio de PSA, ecografía, estudio urodinámico o cistoscopia también se descartan padecimientos coligados.

Tratamiento para la hiperplasia prostática benigna

Para saber cómo curar esta afección, los médicos emplean un tratamiento basado en una lista de medicamentos bloqueadores alfa entre los que destacan pastillas como cialis la terazosina, alfuzosina, tamsulosina o doxazosina que funciona como antiinflamatorio. También se usan inhibidores de la 5-alfa-reductasa como finasteride.

En otros casos, se recurre a una operación mínimamente invasiva con pronta recuperación si la medicación no relaja competentemente los síntomas y prefieres una solución definitiva. Otros métodos a los que recurren los médicos son:

  • Resección transuretral que alivia rápidamente las molestias, aunque probablemente necesites una sonda para drenar.
  • Incisión transuretral donde hacen un par de cortes en la próstata para facilitar el paso de la orina.
  • Terapia por microondas a través de un electrodo, pero tardarás más tiempo en notar los resultados.
  • Ablación con aguja que aplica radioterapia para calentar y destruir el exceso de tejido prostático bloqueante.
  • Levantamiento uretral prostático (PUL).
  • Embolización
  • Prostatectomía abierta o asistida por robot.
  • Láser para minimizar los efectos secundarios y en aquellos que usan anticoagulantes y no pueden someterse a otras operaciones.

Consejos para cuidar la salud de este órgano

Instruirse en cómo prevenir la inflamación de próstata es vital para prolongar tu salud genitourinaria. Entre las prácticas más saludables se encuentra el masaje prostático que ayuda a calmar dolores, sirve para reducir la inflamación y drenar fluidos adecuadamente. Por otro lado, hay que hacer algunos retoques en los hábitos de consumo, como por ejemplo disminuir la ingesta de alcohol que irrita la próstata, vigilar el peso y mantener una vida sexual plena.



Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de usuario/a. Al continuar su visita a este sitio, acepta el uso de cookies.

Entendido