• Oferta de bienvenida para todos
  • Hasta 30% de descuento
  • Píldoras de bonificación gratuitas
Atención telefónica Atención telefónica
Horas Laborales 09:00 - 17:00 Teléfono de España: Teléfono internacional:

Prostatitis aguda y crónica en hombres: síntomas y tipos de tratamiento

La prostatitis o vesiculitis seminal sobresalta a más de 136.000 españoles y aproximadamente del 2 al 10% de los adultos o jóvenes ostentan una sintomatología compatible a esta afección en algún momento de sus vidas. La cuestión es que muchas veces se confunde con la hiperplasia prostática benigna o el cáncer de próstata, pero aquí te explicaremos qué es con lujo de detalles para que no haya vacíos informativos. 

¿Qué es la prostatitis? 

La prostatitis es una enfermedad infecciosa donde le glándula prostática se inflama a raíz de una infección bacteriana que no se contagia. Por este motivo no se cataloga como una enfermedad de transmisión sexual (ETS). La próstata se localiza justo debajo de la vejiga y es la responsable de producir el semen que transporta los espermatozoides.

El diagnóstico de la prostatitis causada por infección se ejecuta a través de una muestra de orina, palpación, biopsia prostática o un examen que tantea el nivel de antígeno prostático específico (PSA) en la sangre. También existe la prostatitis asintomática que requiere la repetición de este tipo de exámenes e involucra igualmente un tratamiento con antibióticos para despejarla completamente.

Prostatitis: los síntomas que debes detectar

Pon mucha escucha en las sensaciones corpóreas antes de visitar a tu urólogo de confianza. Tomando en cuenta las características de la prostatitis y los siguientes síntomas es como un profesional detecta la afección:

  • Dolor y dificultad para orinar (disuria).
  • Molestias inguinales, a nivel pélvico, de la espalda lumbar y dolor testicular.
  • Micción nocturna involuntaria (nicturia).
  • Color turbio con presencia de sangre en el orín.
  • Eyaculación precoz e incómoda.
  • Sangre en el semen (hemospermia).
  • Señales muy parecidas a las de una gripe como la fiebre.
  • Erección problemática.

Prostatitis aguda y sus orígenes

La prostatitis aguda es provocada por cepas comunes de bacterias y se inicia rápidamente cuando los microbios de la orina se filtran en la próstata. Normalmente, se emplean antibióticos para combatir este mal, pero si persiste o es dura de aliviar entonces se consideraría de tipo crónico. ¿Cuánto dura? Siguiendo fielmente las instrucciones del médico y respondiendo a una adecuada evolución, esta enfermedad dura hasta dos meses.

Prostatitis crónica y sus secuelas

Se trata de una variante de prostatitis que se extiende durante al menos tres meses y en algunos casos no se desencadena por acción de las bacterias, denominándose prostatitis abacteriana crónica. En esta categoría, prepondera la disfunción muscular y nerviosa, por lo que se produce un importante deterioro en la calidad de vida de quien la aguanta.

Artículo relacionado: Vidalista genérico 10, 20, 40 mg barato en farmacia confiable online

Además, existe un peligro de sufrir secuelas después o consecuencias como bacteriemia al infectarse la sangre, epididimitis por la inflamación de la estructura tubular detrás del testículo, abscesos prostáticos o incluso esterilidad al presentarse anomalías en la calidad del esperma. Esta enfermedad presenta manifestaciones clínicas similares al síndrome de dolor pelviano crónico (SDPC), así que su detección diferencial suele ser un trabajo arduo.

Algunas causas más comunes de inflamación de la próstata

Al tratarse de una infección bacteriana, realmente cualquier bacteria capaz de invocar una infección urinaria tiene el potencial para destapar este problema. Las probabilidades de contraerla se ven influenciadas por causas como:

  • Practicar relaciones sexuales anales sin preservativo.
  • Caer en excesos sexuales.
  • Bacterias como la E.coli, muy comunes en hombres mayores de 35 años.
  • Varones mayores de 50 años con agrandamiento de próstata, ya que existe probabilidad de obstrucción de la glándula que favorece la proliferación de los microbios.
  • Problemas en la uretra como bloqueos o imposibilidad de retraer el prepucio.
  • Lesiones en el perineo, haberse sometido con antelación a una cistoscopia, sonda vesical o biopsia de próstata.

Sin embargo, no siempre tiene un origen infeccioso y es ahí cuando se cataloga como prostatitis congestiva. En estos casos es más complicado detectar su origen y se debe realizar un estudio profundo para evaluar su efecto mecánico en la micción. Los antecedentes más comunes suelen ser el estrés, parásitos, irritación por represamiento de la orina, montar en bicicleta o problemas del suelo pélvico.

Prostatitis: ¿Existe un tratamiento efectivo?

Es necesario reconocer que no todas las clases de prostatitis son evitables pero en todo caso, la higiene personal es básica para evitar la entrada de las bacterias a la próstata, provocando su inflamación.

La prostatitis tiene un tratamiento y es realista creer en su completa cura a través de medicamentos, así como cambios de hábitos y comportamiento. Para saber cómo curar la prostatitis los médicos emplean remedios bactericidas como ciprofloxacino, fosfomicina, trimetoprim, tobramicina o netilmicina, por mencionar algunos.

Esto se combina generalmente con antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno. El tratamiento suele prolongarse durante al menos cuatro a seis semanas, pero dependerá estrictamente de lo que indique el urólogo.

Consejos para la terapia natural

Los especialistas también recomiendan evitar todos los alimentos sumamente irritantes para la vejiga, como los zumos cítricos, ácidos, platillos fritos, picantes, desmedidamente condimentados, alcohol, cerveza y cafeína. Se recomienda vigilar religiosamente el consumo suficiente de agua al día para descartar todas las bacterias del conducto urinario.

Asesórate con un profesional de la nutrición para idear una dieta que favorezca el sistema urinario. Una alimentación natural es clave para reparar el estado de salud en estos casos, incorporando abundancia de frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, aceite de oliva, pescado azul, sardinas, caballa y atún.

Finalmente, es muy importante la masturbación diaria para renovar el semen y estimular todos los miembros del aparato reproductor masculino. Lo propio es acudir a tu médico de confianza si comienzas a experimentar cualquier tipo de interferencia entre tu sistema urinario y tu vida diaria.



Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de usuario/a. Al continuar su visita a este sitio, acepta el uso de cookies.

Entendido